Buscar en esta web:

Miércoles, 19 de Diciembre 2018
Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

base_image.jpg

Una festividad que se realiza en el distrito de San Luis de Cañete, al sur de Lima, en honor a Santa Efigenia, protectora del arte negro, trae consigo una presentación de numerosos potajes donde se sacrificará una gran cantidad de gatos durante la celebración de la llamada fiesta del “Curruñao”. 

 Mientras para algunos esto no es más que una “sagrada tradición” que lleva más de 19 años, para otros es vista como un acto criminal que atenta contra la vida de unas mascotas. Una polémica en la que congresistas, ministros, alcaldes, defensores de los animales, veterinarios, nutricionistas y pobladores se han visto inmersos.

Sobre el tema se ha dicho mucho: que se matarán 100 gatos durante la fiesta, que son animales indefensos y que su consumo podría causar enfermedades. Incluso hay quienes señalan que estos gatos son robados en los días previos a la festividad o que simplemente se utilizan animales callejeros.

Galeria imagenes
Galeria videos
Enlaces

 

D´Palenque