Buscar en esta web:

Lunes, 22 de Enero 2018

 

TV

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Nemesio Mosquera

A la fama de la estirpe de los Mosquera futbolistas sumó mucho el rendimiento descollante en la punta izquierda de Nemesio Edulivio Mosquera Jiménez. Nacido en Lima el 19 de diciembre de 1936, era hermano menor (por parte de padre) de Alfredo y Máximo ('Vides') Mosquera Zegarra, exquisitos puntales del rico fútbol peruano de los años cuarenta y cincuenta e identificados, respectivamente, con las camisetas de Sporting Tabaco y Deportivo Municipal.

Al igual que 'Vides', Nemesio se identificó con el ala izquierda del ataque e hizo de ella el espacio predilecto para los dribblings y amagues con que se haría conocido. También a instancias de su hermano mayor, pasó por el Deportivo Arica de Breña -en el que militaron tanto 'Vides' como 'Tito' Drago a nivel barrial- y por las divisiones menores de Alianza Lima. Pero su debut profesional fue con otra casaquilla.

En 1956, Ciclista Lima tomó algunos jugadores de Alianza Lima para afrontar la campaña en el Torneo Profesional de Lima. Así, llegó a filas tallarineras nadie menos que Juan Emilio Salinas, el afamado 'Feo', y junto a él dos jóvenes de las divisiones menores: Enrique Tenemás, puntero derecho, y Nemesio Mosquera, quien por entonces se desempeñaba como interior izquierdo y venía avalado por su hermano 'Vides', goleador del torneo el año anterior con once tantos con camiseta aliancista.

En el cuadro tallarinero, ya en 1957, Tenemás, Salinas y Mosquera se encontraron con un talento emergente: el de Miguel Loayza, el 'Maestrito' que comenzaba a engalanar la cancha del Nacional con su fútbol extraordinario. Junto a él y al argentino Rodolfo Bernasconi, conformaron un quinteto atacante de lujo conocido como el de los 'Pericoteros'. Sin embargo, tal pléyade no tuvo correlato en resultados ante lo competitivos que eran los torneos de aquellos años: Ciclista nunca pasó la media tabla, y hasta peleó la baja al quedar en penúltimo puesto en 1958 y 1960.

Para 1961, Nemesio Mosquera fue contratado por el equipo en el que, como 'Vides', encontraría su lugar en el mundo y en la cancha. Lo fichó Deportivo Municipal donde fue reubicado como puntero izquierdo. En diciembre de ese año, vivió una de sus tardes más gloriosas con camiseta edil: en el Nacional, 'Muni' ganó un célebre Clásico Moderno al derrotar 5-4 a Universitario tras haber estado 0-3 abajo. El gol del empate parcial (el tercero) y el del triunfo definitivo (el quinto) fueron anotados por el habilidoso delantero, quien por su capacidad de desequilibrio ya comenzaba a ser conocido como 'Cochoy', en alusión a las características de juego similares a las de Jorge Koochoi, ídolo aliancista de los años veinte en la punta izquierda.

Nemesio Mosquera volvió en 1962 a Ciclista Lima pues formó parte del grupo disidente que, encabezado por 'Tito' Drago, dejó Municipal en protesta por desavenencias con los dirigentes y se mudó en masa a tienda tallarinera. Ese mismo año, llegó su primera convocatoria a la selección peruana: fue llamado por José Gomes Nogueira para disputar el amistoso ante Inglaterra que serviría de revancha a la goleada peruana de 1959. Pudo disputar apenas un tiempo, pues ingresó para el complemento en reemplazo de Víctor 'Pitín' Zegarra, pero poco pudo hacer para evitar la aplastante derrota blanquirroja por 0-4.

Solucionado el conflicto, Mosquera pegó el regreso a 'Muni' en 1963, temporada que aunque fue negativa para los ediles -quedaron penúltimos, solo un punto por encima del descendido Mariscal Sucre- sí fue más que provechosa para él en términos personales. Ocurrió que de cara al Sudamericano que debía disputarse en Bolivia, Juan Valdivieso fue nominado seleccionador peruano. El 'Mago' había sido DT de Nemesio en Municipal, y decidió colocarlo como titular. Sin embargo, fue ubicado como interior y no como puntero, puesto en que esta última ubicación el titular era Alberto Gallardo, el delantero de moda por su vorágine goleadora con Sporting Cristal.

Así en el certamen continental, 'Cochoy' Mosquera jugó los seis partidos que disputó Perú, cinco de ellos como titulares -en el último cotejo, ante Paraguay, fue reeemplazado por Félix Escobar, a quien a su vez sustituyó en el segundo tiempo-. Anotó su primer tanto con la blanquirroja en el tercer partido, victoria peruana por 2-1 ante Ecuador, cuando a los 44' selló la victoria blanquirroja que había iniciado Pedro Pablo 'Perico' León. En aquel Sudamericano, disputado íntegramente en Cochabamba, Perú acabó en quinto puesto, a 6 puntos del campeón Bolivia, aunque se dio el gusto de obtener sobre Argentina una de las tres victorias en el historial ante los albicelestes, al derrotarla 2-1 en cotejo que culminó en escandalosa bronca.

En 1966, Mosquera volvió a Municipal para vivir épocas difíciles. En el primer año del Descentralizado, el cuadro edil volvió a coquetear con la baja y se salvó solo porque Carlos Concha, de terrible campaña, ocupó el único cupo de club limeño que descendía. Pero al año siguiente, la 'Academia' no pudo evitar el desastre y se fue, por primera vez en su historia, a Segunda División. Eso causó que los jugadores ediles más caros quedaran libres y Nemesio, por ello, fue tentado por Juan Aurich, que armó un equipazo de cara a su primer año en la máxima categoría.

Hugo Lobatón y el 'Tano' Bártoli lo convencieron de pegar el salto al 'Ciclón' y no se equivocó. Su juego pícaro se ganó de inmediato el cariño de la hinchada del Elías Aguirre, que como él ha contado en declaraciones a la revista chiclayana La Deportiva, no vacilaba en expresar su cariño a los miembros de aquel plantel al regalarles víveres y otros productos en plazas y mercados. Lobatón, Eladio Reyes y Próspero Merino completaban aquel ataque de polendas con el que Aurich llegó a disputar la final nacional ante Sporting Cristal.

Tras el subtítulo, Aurich clasificó a la Copa Libertadores y Mosquera integró aquel equipo que, en memorable y apoteósica jornada, derrotó 1-2 a la Universidad Católica en Santiago de Chile. Además, anotó un gol en el torneo: el segundo en la victoria por 3-1 del 'Ciclón' sobre Santiago Wanderers en Lima. El ariete disputó seis de los ocho partidos que Aurich jugó en el certamen continental en aquella campaña.

Pero ese mismo 1969, decidió pegar el regreso a Lima: Municipal había retornado a Primera y los colores lo llamaban, y no se equivocó. En memorable retorno, la 'Academia' fue ganadora de la fase regular del Descentralizado, en logro celebrado como un título por la afición. Luego, en la liguilla, Universitario y Defensor Arica desplazaron al cuadro edil a tercer lugar, pero en la retina quedó aquel gran elenco en el que Nemesio formó ala con el 'Cholo' Hugo Sotil y también compartió ataque con su primo Jaime Mosquera Sánchez, quien había llegado procedente del Octavio Espinosa.

Ese mismo año, Didí lo convocó por última vez a la selección peruana, aunque no llegó a formar parte del equipo definitivo que disputó las Eliminatorias, pues Alberto Gallardo y Oswaldo 'Cachito' Ramírez resultaron convocados en su puesto. Así, sus últimos cotejos con la blanquirroja resultaron siendo dos amistosos disputados ante Chile en agosto de 1968, merced a los cuales totalizó 15 partidos y 2 goles con camiseta peruana.

Sin embargo, la franja lo seguiría acompañando hasta el final de su carrera, pues colgó los botines solo tras la campaña 1970 con Municipal. Pero para coronarla, debía darse un gusto: de alguna forma vestir la camiseta de Alianza Lima, el equipo en el que se había formado. Y pudo hacerlo de la mejor forma. En el verano de 1971, el famoso Combinado Alianza-Municipal se conformó para disputar partidos internacionales de alta alcurnia: cinco cotejos entre los cuales Mosquera participó en los tres más reputados. Fue titular en la derrota 0-1 ante Dinamo Bucarest, en la derrota 1-2 ante Benfica, en la que anotó el descuento, y en el célebre 4-1 sobre Bayern Munich, que acabó siendo el mejor marco para que colgara los botines.

Así, Nemesio pudo cobrarse una revancha personal. Como la que esta final ante Sporting Cristal juega en nombre de él y de Juan Aurich su sobrino Roberto (hijo de su hermano mayor Alfredo), técnico del 'Ciclón'. El apellido Mosquera, en la punta izquierda o en el banco, está en la cancha.