Buscar en esta web:

Lunes, 22 de Enero 2018

 

TV

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

Valeriano López Mendiola

(Casma, Perú, 4 de mayo de 1926 - Callao, Perú, 16 de abril de 1995)

Fue un futbolista peruano, uno de los más notables en la historia del fútbol peruano y la figura cumbre del club Sport Boys. Es también un jugador histórico del club Deportivo Cali, del cual es considerado su primer gran ídolo.

Con el sobrenombre de Tanque de Casma, fue un reconocido delantero sudamericano de los años 1950; se destacó por su gran potencia, potente remate de cabeza y excelentes jugadas de definición.

Prolífico goleador, es el futbolista con mejor promedio de gol (1,04) en la era profesional del Fútbol Sudaméricano. Según IFFHS anotó 207 goles en 199 partidos oficiales en Primera División, de esta manera es junto al brasileño Friedenreich y el argentino Bernabé Ferreyra los únicos tres futbolistas latinoamericanos que anotaron más goles que partidos jugados. Es considerado por muchos expertos e historiadores uno de los mejores cabeceadores de la historia del fútbol.

Nació en la ciudad de Casma (actual Región Ancash) el 4 de mayo de 1926, y en los años 40 se mudó hacia el puerto del Callao. En 1945 fue descubierto por el entonces presidente del equipo rosado, José Arrué Burga, luego de un partido amistoso entre Firestone de Huacho, donde jugaba Valeriano, y el Sport Boys, equipo del que unos años más tarde sería un ídolo. Los cronistas de su época también lo llamaban la sombra de los goleros y a la vez destacaban su poderoso salto y golpes de cabeza. Murió en el Callao en 1995.

Nació en la ciudad de Casma (actual Región Ancash) el 4 de mayo de 1926, y en los años 40 se mudó hacia el puerto del Callao. En 1945 fue descubierto por el entonces presidente del equipo rosado, José Arrué Burga, luego de un partido amistoso entre Firestone de Huacho, donde jugaba Valeriano, y el Sport Boys, equipo del que unos años más tarde sería un ídolo. Los cronistas de su época también lo llamaban la sombra de los goleros y a la vez destacaban su poderoso salto y golpes de cabeza. Murió en el Callao en 1995.

Su paso por la Selección Peruana fue corta pero impresionante, en los Panamericanos de Fútbol 1952, anotó en un partido, 5 goles de cabeza a Panamá en la victoria de 7 a 1, así mismo contribuyó con 2 goles para vencer a México por 3 a 0. En aquel torneo el Perú alcanzó el tercer lugar.

Jugó 199 partidos y anotó 207 goles por lo que es uno de los 15 futbolistas en el mundo que anotaron más de 1 gol por partido jugado en la historia de los torneos de Primera División ocupando el 11º lugar de los mejores promedios del mundo, el 2º lugar a nivel de América y el 1º lugar a nivel del Perú.