Buscar en esta web:

Lunes, 22 de Enero 2018

 

TV

Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider

El cajon peru

Su "Majestad El Cajón", como lo llama Nicomedes Santa Cruz, es el instrumento que consiste en un paralelepípedo de madera, utilizado para acompañar a la mayoría de formas musicales de la costa Peruana.

Tradicionalmente, el cajón se construía con cedro o caoba, y "mientras más antigua la madera, mejor es el sonido", como refiere el eximio cajonero Juan "Cotito" Medrano.

Aunque sus formas y tamaños varían, sus medidas más usuales son las siguientes: Una base de 35 c.m. x 20 cm. de ancho, y una altura de 46 cm. El espesor de la madera es de 12 a 15 mm.

La cara anterior es más delgada, y en ella el percusionista toca con los dedos o con la palma ahuecada, logrando básicamente dos tipos de sonoridad: más grave hacia el centro de la tapa o más agudo en el borde superior de la misma. (INC l978).

El percusionista se sienta sobre el instrumento tañéndolo en la parte anterior. El cajón tiene en la parte posterior una boca u orificio circular de aproximadamente unos 10 cms. En algunos casos tiene dos orificios, que son rectangulares y se encuentran en los costados.

A manera de anécdota, cuando María del Carmen Dongo en el año 1989 viaja al Brasil, fué sorprendida por grandes percusionistas quienes intrigados la observaban mientras ella tocaba.

Después de la actuación le pidieron ver el cajón y lo examinaron por dentro y por fuera. "Está vacío", fué el primer comentario.

María explica en sus clases de percusión que no es lo que hay dentro del cajón lo que produce su efecto sonoro, sino precisamente la respuesta que ella obtiene al tocarlo. Es el efecto del rebote, el cual tratado bajo diferentes técnicas empleadas origina diversos sonidos, de diferentes matices, causando diferentes efectos.